Lunes a Jueves de 20 a 21 Horas.

Lunes a Jueves de 20 a 21 Horas.
Radio Universidad (Rosario) - FM 103.3 click sobre la imagen para escuchar.... Lunes a Jueves de 20 a 21 horas.

sábado, 28 de mayo de 2016

La Argentina Post Fáctica


El domingo pasado, tal como destacábamos en LoQueRestadelDía, en su habitual columna dominguera, el Perro Verbitsky nos ilustraba un concepto, que probablemente deberíamos seguir con atención: lo "post fáctico".
Aludía al contrasentido que se evidenciaba entre las palabras del alegre ingeniero, pronunciadas con un grupo de trabajadores de Cresta Roja como telón, en ocasión de anunciar el veto a la ley anti despidos y las condiciones degradantes en lo salarial y contractual que el menguado plantel de la empresa avícola sufren.

"El gobierno necesitaría un año de tres semestres para ver sus vaticinios hechos realidad. Mientras, se limita a repetir slogans de campaña, con promesas que suenan muy atractivas pero que no tienen la menor posibilidad de cumplirse.
Esa independencia del discurso en relación con los datos de la realidad no es una exclusividad argentina. En su edición del viernes el diario de registro de la política estadounidense, el Washington Post, publicó una columna sobre lo que llamó “un mundo post fáctico”, en el que el público ni siquiera se preocupa por saber si los hechos que se le presentan son verdaderos. 

Se detectó una tendencia general a creer en los supuestos hechos que confirman las opiniones preexistentes y desechar aquellos que las contradicen.

 Este fenómeno se potencia en las redes sociales, donde quienes sostienen las opiniones más fuertes son los menos inclinados a modificar sus puntos de vista y tienden a rechazar como tendenciosa cualquier corrección basada en datos. 

Otra publicación estadounidense atenta al mismo fenónemo es la revista New Yorker donde Jill Lepore escribió que la enorme cantidad de datos disponibles vuelve a las personas cínicas respeto de la verdad misma. “Con tantas fuentes de información disponibles, es mejor suponer que son todas erróneas. Si la verdad está pasada de moda, si vivimos realmente en un mundo post fáctico, no hay ningún motivo para que los mentirosos se avergüencen”. 
Ver más aquí.
La idea de un mundo "post fáctico", supera y amplía el supuesto de que, tal como sucede hoy en nuestro país, los mass media, pueden negar, desinformar, ocultar, tergiversar e inventar un mundo de noticias que aparezcan reñidas con la realidad. Claro está que nada de todo eso es casual ni ingenuo. 
Pero además encuentra facilitada su tarea, en el punto de que existiendo tal profusión de "informaciones", en tantos "soportes" diferentes: medios gráficos, audiovisuales y redes sociales...se produzca el efecto de que quienes los "consumen", por un lado se nieguen a aceptar los datos que contradicen sus presupuestos, así como que ante tal aluvión de "noticias" prefieran suspender el juicio. De modo, que se cae en el cualunquismo, de que todo da más o menos lo mismo. Algo negativo, en términos de comportamiento social y político.
A lo acontecido en el terreno laboral, se suman esta semana sucesos que parecen corroborar el supuesto "post fáctico", cuando el presidente modifica alegremente su declaración jurada, duplicando su patrimonio, y "blanqueando" una cuenta en el paraíso fiscal de Bahamas, que no había sido declarada hasta el momento (y hasta negada por su Jefe de Gabinete, Marcos Peña)
La supuesta propietaria de la ética republicana, Elisa Carrió, una vez más hizo mutis por el foro y su sucesora Margarita Stolbizer, afirma suelta de cuerpo que: "todavía no veo delito, en las empresas off shore de Mauricio Macri". Ratificando la profunda deshonestidad intelectual de ambas, que si bien no es delito, encubre a los delincuentes.
Así, sin solución de continuidad, el propio presidente, llama a los argentinos que tienen dólares fugados en los mismos u otros paraísos fiscales que él mismo, a repatriar sus fondos para restañar deudas de una porción de jubilados que litigan contra el estado para mejorar sus haberes. Eso sí, sin prometer hacer lo propio, y probablemente con el mismo resultado que tuvo su pedido de no aumentar precios a sus amigos empresarios, o sea nulos.
Por el momento, lo "post fáctico" parece imponerse, pero es difícil imaginar por cuanto tiempo.




sábado, 21 de mayo de 2016

¿QUÉ HABREMOS HECHO, PARA MERECERNOS ESTO?


Voy a repetirme
Una y mil veces…
Es sólo por un rato.
¿Cómo fue que ocurrió?
Ya no importa.

Habrá que soportar,
el simulacro,
la gestualidad estudiada,
las palabras vacías,
los pésimos actores,
el guión perverso,
las promesas vanas.
Pero sólo por un rato.

Y en el mientras tanto
Hacer reducción de daños
Juntarse, charlar, tomar algo
Comer algo rico
Planear la vuelta
Y porque no, abrazarse!

“De nosotros jamás obtendrán ninguna verdad. Les diremos lo que quieren oír, mentimos como locos- ¡Les diremos cualquier mierda que quieran oír! ¡Comerciamos con ilusiones, nada es verdad!

No sé si sea capaz de tener algún sentimiento. Es la generación de la televisión. Aprendió la vida con Bugs Bunny. La única realidad que conoce es la que hay en la televisión.

¡No existen las naciones, no existen los pueblos, no hay rusos, no hay árabes, no existen terceros mundos, ni Occidente! Existe solo una gran sistema de sistemas, un vasto y salvaje, entretejido, intercalado, multivariable, multinacional, dominio de dólares. ¡Es el sistema monetario internacional que determina la totalidad de la vida en este planeta!

No existe Estados Unidos. No existe la democracia. Solo existe la IBM, la ITT, la ATT y Dupont, Down, Union Carbide y Exxon, esas son las naciones hoy en día.”